Cartas de maestras villeras a Soledad Acuña

por Revista Cítrica
Fotos: Federico Imas
17 de noviembre de 2020

Griselda Galarza, docente del Bajo Flores y Ángeles Secondi, educadora de la villa 21-24/Zavaleta le explican a la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires que en las villas hay muchas experiencias enriquecedoras y mucho capital cultural que aportar al aula.

CARTA DE ÁNGELES SECONDI, EDUCADORA DE LA VILLA 21-24/ZAVALETA

Este Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha disciplinado desde sus comienzos. En 2012 el por entonces ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, implementó una línea de llamadas a un 0800 para denunciar actividad política en los colegios. Lo de la ministra actual Soledad Acuña es una continuidad de esa política. Ahora ella arenga y promueve denunciarnos a los y las docentes.

Desde ayer se llenaron las redes contrargumentando con frases de Paulo Freire. "Todo acto educativo es politico", fue la frase más utilizada. Pero el tema es que esta ministra no leyó a Freire, no quiere leerlo, no le interesa leer a educadorxs que construyen la enseñanza y el aprendizaje desde un lugar de respeto y justicia social.

La ministra arenga a la denuncia, la ministra arenga la persecución a docentes politizadxs, la ministra nos desprecia como trabajadorxs de la educación y a nuestrxs estudiantes por pobres, por educarse en la escuela pública.

La ministra reafirma que "los que más problemas tienen para conectarse son los de barrios de emergencia".  Lo reconoce y no quiere ni le interesa hacer nada. Eso bien lo sabemos quienes trabajamos en barrios olvidados y despreciados por este gobierno. Somos de los barrios que "alteran la estética visual y moral" que la ministra defiende.

La juntada de dinero para comprar pañales, la juntada de dinero para comprar celulares a nuestrxs pibxs, la juntada de dinero para cargar crédito, la juntada de dinero para comprar los ataúdes de familiares muertos por el COVID, la juntada de dinero para aumentar con alimentos y productos de limpieza "una canasta nutritiva" que de nutritiva y de canasta solo tiene las letras. Esos son todos actos políticos que hacemos mientras usted se junta a opinar, denunciar y despreciar con otros tantos odiadores seriales como usted. Damos respuestas políticas donde la política pública de su gobierno no existe.

¿Sabe qué ministra? También en cada clase por whats app, porque no hay computadoras ni WiFi gratuitos para quienes usted desprecia, les damos a nuestrxs pibxs herramientas para poder pensar y analizar la realidad y así poder cambiarla. ¿Sabe qué ministra? Esa brecha de desigualdad que usted alimenta y que le sirve para seguir enriqueciéndose, nos da la razón para seguir politizando nuestros actos que dignifican, acompañan y educan.

                                                                                *****************

CARTA DE GRISELDA GALARZA, DOCENTE DEL BAJO FLORES

“La comunidad educativa escuchó con mucho dolor y estupor las declaraciones de la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña. Hay algo en el orden de lo que ella considera como el capital simbólico y cultural, en la concepción política-ideológica que es bastante preocupante. Es una ofensa decir que los maestros somos fracasados, pobres y zurdos. Es una apreciación del orden fascista. Es como cuando Hitler catalogaba a los judíos y les ponía verbos despectivos a comunidades enteras para que la gente reaccionara de manera masiva. 

Entendemos que las políticas públicas y educativas tienen que estar destinadas no solamente a la transmisión de ese legado cultural que nos pertenece a todxs; sino además a la transformación de las relaciones de desigualdad que produce nuestra sociedad.

Trabajamos por una educación que tenga un impacto positivo y significativo en las condiciones de existencia de las personas. Creemos en una educación que incida directamente, de manera rotunda, en la posibilidad de transformar eso que se plantea como inamovible. 

Lo de la ministra no es nuevo. En algún momento Mauricio Macri asimiló a la pobreza con un estado de ánimo al que se arriba no sé por qué razón. Estas interpretaciones dejan a la intemperie y exponen el alto nivel de desentendimiento de la clase política y también de las clases sociales más altas de lo que significa el padecimiento en los sectores populares.

Además la ministra alienta la denuncia de la actividad política en las escuelas. Es otra aberración. Es lo mismo que se hizo durante la dictadura militar. La ministra se tendría que poner a leer un poco. Debería renunciar. Debería haber un repudio generalizado de todas las comunidades a semejante bestialidad conceptual.

Desde hace muchos años lxs docentes venimos estableciendo una relación que creemos fundamental entre la educación y el contexto. No entendemos la escuela sin ese diálogo profundo. Asumimos esta tarea porque entendemos que el conocimiento es algo que se comparte, se construye y se socializa; porque entendemos que las escuelas son espacios de absoluta libertad en términos ideológicos. Peleamos cotidianamente en nuestras aulas para transformar esta sociedad que sigue siendo absolutamente desigual”.
 


 

 

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241